Piscina natural de Hoyos

Vista de la piscina desde la carretera de acceso antes de la renovación
Piscina natural con instalaciones renovadas

Piscina con sus instalaciones renovadas

No es la piscina natural más grande de la Sierra de Gata, tampoco la que goza de mejores infraestructuras ni de mejores accesos pero es, sin duda, mi preferida. La conozco desde hace más de 10 años, desde antes de asentarme en la comarca. Allí he corregido muchos exámenes en mayo y junio, en meses primaverales en los que la piscina todavía no está llena y abierta a los bañistas. Me gusta porque es un lugar tranquilo, mucho menos masificado que la piscina de Acebo, verdadera Costa del Sol gateña, y me gusta porque es un lugar mucho más sombreado que la playa fluvial acebana. Junto al pequeño chiringuito abierto en verano hay una acogedora chopera, junto al río se alternan fresnos y alisos.

Vista de la cola de la piscina entre alisos

Su entorno resulta más natural, menos intervenido, con pequeños rincones muy agradables, como el que rodea a un pequeño molino que hay al final de la piscina (ver foto inferior). En el dintel de su puerta aparece una fecha de desgraciado recuerdo, 1939. Son muchos los libros que he leído allí, buscando el sol en los días frescos de primavera o buscando la sombra en los días tórridos del verano, allí releí Memorial del Convento o seguí la tragedia de Ana Karenina, quedé impresionado con Vida y Destino y terminé las últimas páginas de El hijo del acordeonista.

Viejo molino en un extremo de la piscina

En verano, cuando paso allí muchas horas, hay momentos del día y rincones especialmente gratos. En las horas centrales de los días veraniegos, hacia la dos o las tres de la tarde, los alisos que están junto al muro dan un frescor que resulta confortante incluso en jornadas calurosas; pero el mejor momento es al final de la tarde, a partir de las nueve o nueve y media: solo, sin nadie, cuando ya se han ido los bañistas, lees aprovechando hasta el final la luz o das un pequeño paseo por la orilla de un agua ya tranquila y a salvo de la jauría de domingueros, a esas horas suele correr un viento fresco que con frecuencia te obliga a abrigarte con mucho gusto.


La Rivera de Acebo junto a la piscina de Hoyos

8 comentarios:

  1. Todos los años despido de forma ritual el verano en algún río o playa, dando gracias por el verano a la divinidad que proceda. Espero poder darme un último baño allí.

    ResponderEliminar

  2. Algun que otro baño me he dado en esa piscina y en muy buena compañia,me trae muy buenos recuerdos toda esa zona.
    Mucha suerte con tu blog,haces un buen trabajo.
    http://kanito78.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Hoyos!!! un auténtico paraiso, la Sierra de Gata lo es en general, pero para mi Hoyos es el sitio de mi recreo, incomparable. Se nota que soy Soyana eh!!! Me gusta mucho la piscina y los puentos viejo y nuevo, el charco de la señorita....pero donde este un paseo al amanecer por la calzada romana....entre los castaños, pinos y robles.... el olor!!! (los mosquitos jejeje) ufffffffff te da energía para todo el día.... Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Esa ribera...mis pies, mis ojos, mis oídos. Guardo aún en mi corazón el rumor del agua, en la piel la suavidad del baño y el roce de las culebrillas de agua, en el recuerdo un tiempo más febril y feliz, tortilla de patata y compañeros al salir de clase en los preciosos días de primavera.
    he regresado a ese lugar, al igual que al pueblo que me acogió durante dos años de mi vida, en el que viví a mi viajero de invierno y sufrí y degusté soledades. Las campanas de Hoyos duermen en mi memoria, además de en un poema que compuse en mi estancia. ¡ cómo me envolvió!

    ResponderEliminar
  5. He recorrido diferentes piscinas naturales, y en esta al igual que en las anteriores leo comentarios de diferentes páginas. Soy medio Zarceño y me encanta esta tierra. Hoy día tengo un perro y obviamente pertenece a la familia asik tengo k buscar lugares en los que él pueda estar.
    Mi perro es de tamaño pequeño/mediano de 10 kg y 2 años de edad. No es de raza peligrosa y tiene todo en regla. Mi pregunta es:
    El puede estar con nosotros en el césped? Lo k no kisiera es tenerlo en el coche metido o en casa solo mientras yo disfruto del día en las piscinas.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los carteles dejan claro que los perros tienen que estar fuera de la zona de baño. Otra cuestión es ¿cuál es la zona de baño?, estrictamente la piscina o las zonas aledañas también. Si puedo decirte que son frecuentes los perros que permanecen con sus dueños junto a la piscina (sin bañarlos, por supuesto).

      Eliminar
  6. ¿Está quemada esa zona? o se libró del incendio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La zona de la piscina de Hoyos sufrió de lleno el incendio de 2015. Sin embargo, el bosque de ribera de alisos, fresnos y chopos está prácticamente intacto y la piscina mantiene buena parte de su belleza. Además, el pinar y la repoblación de robles y alcornoques que recorre el último tramo de la carretera de acceso sobrevivió también. Observamos las consecuencias del fuego especialmente en las lomas que se extienden en la margen izquierda de la piscina y en su cola, donde el viejo molino quedó muy dañado. De todos modos, es impresionante la capacidad de regeneración de la naturaleza, ya que numerosos robles han rebrotado y ha crecido el matorral y el pasto. Un saludo

      Eliminar