Río Árrago


Atardecer veraniego en el Árrago

Remanso en el Árrago

Hay dos ríos principales que recogen toda el agua que cae en la Sierra de Gata: son los ríos Erjas y Árrago.  El Erjas nace en las cercanías del pueblo de Eljas y antes de convertirse en frontera natural entre España y Portugal drena las tierras sierragatinas occidentales ayudado por afluentes como el arroyo de la Vega o la Rivera Trevejana. Muy lejos ya de nuestras montañas, desemboca en el río Tajo allá por tierras del parque natural Tajo Internacional.
Pero nuestro protagonista es el otro gran cauce, el río Árrago, río esencial para el noroeste de Extremadura, ya que su agua se embalsa en el pantano del Borbollón nada más abandonar la Sierra de Gata y con ella se riegan las feraces vegas de Moraleja. Otros cursos menores, como la Rivera de Gata o el río Tralgas desembocan en él y lo fortalecen en su curso medio, ya fuera de las montañas.

El Árrago justo antes de llegar a Robledillo

El Árrago recién nacido muy cerca del Puerto Viejo

Otoño en el río Árrago a la altura de Cadalso
Arroyo de la Media Fanega, Descargarmaría



A mí lo que me interesa del Árrago es su curso alto, cuando el río no es más que una rivera de montaña, con un caudal modesto que solo se vuelve respetable cuando las intensas lluvias estacionales lo convierten en poderoso e, incluso, imponente. En esos primeros kilómetros desde que nace en el Puerto Viejo de Robledillo hasta que se une con el Tralgas y sale de las montañas a la vista del pueblo de Santibañez el Alto, el rio ha excavado un precioso valle jalonado por tres pueblos: Robledillo, cerca de su nacimiento, Descargamaría y Cadalso. 
En sus comienzos, el río está apadrinado por el formidable pico Bolla (1519 m.) y se mueve encajonado  hasta que lentamente el valle se va abriendo y el Árrago va recogiendo el agua de sus primeros afluentes. Poco después de la localidad de Descargamaría, el precioso arroyo Garganta Vieja desemboca en él y lo nutre con sus refuerzos. En esa zona el paisaje es también bellisimo, a un lado la Sierra de Las Pilas, a otro el pico Vela (1078 m.) y las montañas hurdanas. Cuando el río llega a Cadalso, el valle se ha abierto, hace poco ha recibido agradecido el aporte de otro afluente respetable, el arroyo Las Pilas, y el río, con fuerzas renovadas, ha ampliado su caudal y avanza tranquilo dejando a su derecha al pueblo de Cadalso, a solo unos cientos de metros. Allí, junto a las piscinas naturales que llenan de bañistas sus aguas en los días calurosos del verano, se disfruta de bonitas vistas de la montaña la Jañona (1367 m.) y la torre de La Almenara a un lado y el pico Los Ángeles (1067 m.) a otro. Desde ahí, el curso del Árrago se encajona y serpentea buscando una salida de la Sierra de Gata, recibiendo primero las aguas del arroyo San Juan y luego uniéndose más tarde al Tralgas y abandonando para siempre las montañas para buscar su destino, el río Alagón, tributario a su vez del Tajo.

Arroyo del Arguijo, tributario del Árrago
Pinares rodeando el valle del Árrago entre Descagamaría y Cadalso

Paisaje invernal con cascada en el Árrago entre Robledillo y Descargamaría

El  Árrago crecido como consecuencia de intensas lluvias invernales

Primavera en el Árrago a la altura de las piscinas naturales de Cadalso

Comienzos de la primavera en el Árrago



Arroyo Garganta Vieja, tributario del Árrago

Estampa otoñal del Árrago próximo a salir de la Sierra de Gata y unirse con el Tralgas

No hay comentarios:

Publicar un comentario